Entrenamiento Militar en la Cordillera

Entrenamiento Militar en la Cordillera

El fin de semana del 18 de Noviembre, una agrupación de Oficiales IM de la 5ª Division, junto a 2 GM’s en proceso de formación, asistieron a un entrenamiento de Patrulla de Montaña, en el Predio Militar de Río Colorado.
El propósito de esta actividad, fue realizar un entrenamiento de marcha militar, bajo condiciones de clima y geografía adversa. En efecto se hizo una marcha de 16 kms. (Ida y vuelta) con un ascenso hasta los 2,600 metros de altura, con todo el equipamiento orgánico estándar de Infantería de Marina: Mochila, chaleco táctico, casco, armamento, etc.
El punto de destino final, era una zona llamada “Baños Azules”. Lugar de formaciones geológicas, donde se encuentran muchos pozones de agua cargada de minerales, que sale naturalmente de la tierra y se apoza en unos verederos cráteres lunares, los que finalmente y por gravedad, desembocan al cauce del Río Colorado.
La marcha desde del punto base, se inició a las 10 de la mañana, llegando a destino, aproximadamente a las 17:00 horas. Una marcha bastante dura y extenuante, por lo accidentado del camino, donde fuimos acompañados por el majestuoso vuelo de varios cóndores, que no nos perdían de vista; tal vez con una intensión culinaria…
Sin embargo y como la cordillera es imprevista, y estando en el punto destino, se hizo presente una inestable condición atmosférica con fuertes ráfagas de viento, truenos y chubascos, lo que ciertamente hizo imposible considerar el retorno a la base, por lo que hubo que improvisar un refugio, para guarecerse del mal tiempo y pasar la noche en ese lugar.
Las dos patrullas que conformaban esta Agrupación IM, se abocaron entonces a encontrar o construir un adecuado refugio, lo que se tradujo finalmente en pernoctar en cuevas rocosas, productos de derrumbes o por formaciones geológicas. Ahí pasamos la noche, en donde a las 9 PM, habían escasos 2°C…
A la mañana siguiente, ante un limpio cielo azul, fue sorprendente ver las cumbres de las montañas que nos circundaban, todas con nieve que había caído la noche anterior. Así que al alba de ese día, trincamos equipo y dimos inicio a la marcha de descenso y retorno al punto base, sin inconvenientes. Posteriormente se hizo instrucción de tiro, en un polígono improvisado, con pistola y fusil.
Cabe destacar el gran nivel profesional de quienes asistieron a esta actividad, ya que se superó sin problemas los caprichos de la naturaleza; Contábamos con abrigo, agua, alimentos y las habilidades necesarias, como para haber permanecido hasta 48 horas más, si es que el clima o la nieve hubiesen cortado el camino de descenso.
Una actividad a todas luces, al más puro estilo de los documentales de Bear Grylls, pero en Chile y vividos por Oficiales del CORNAV. Toda una experiencia…¡BZ a quienes asistieron!.

CCIM H. Rivera S.

Deja un comentario